• Bienvenidos

  • Bienvenidos

  • Bienvenidos

  • Bienvenidos

  • Bienvenidos

                                          La Utopía de la Paz 

           

            La paz es un sueño muy acariciado, que se nos escapa de las manos. Una simple mirada a nuestro alrededor nos va presentando esa serie de fotografías que nos hablan de violencia, destrucción, guerra, muerte…, expresiones que son un fiel reflejo de lo lejos que tenemos la paz. Una confirmación, por desgracia, de que los sueños, sueños son.

            Pero, ¿por qué es tan difícil vivir en paz? Debe ser por la carga de egoísmo que el hombre lleva encima. Todo lo quiere para él y no respeta a los demás y sus derechos.En este deseo exagerado de poseer cosas nace la violencia. Cuando alguien esdespreciado, humillado y tratado injustamente, los sentimientos de esa persona  hacia el ofensor son de odio y de venganza. En ese momento se incuba el virus de la guerra y se cierran las puertas a la paz.

            Muy acertadamente alguien lo expresó con estas palabras: mientras exista algún tipo de injusticia no será posible la paz, ya que alimentamos sentimientos de venganza  y represalia.

            La urgencia de la paz aflora por todos los poros de nuestra piel, pero es necesario comprender que también es un compromiso de todos, nadie puede excluirse de esta tarea. Para disfrutar la experiencia de la paz tiene que nacer en el corazón. Solamente será posible si respetamos la dignidad humana, respetamos los derechos de los demás, y nos empeñamos en desear y hacer el bien a todos. De lo contrario, seguirá siendo un simple sueño

 

Haciendo caminos

            Tienes razón, en esta cuestión hablamos mucho y hacemos poco. El camino es más fácil. ¿Qué tienes que hacer para ser instrumento de paz? Tienes que sembrarla en el corazón. Si no está ahí, fracasarán los grandes discursos y proyectos.

            Claro que sí, también tienes que respetar a las personas  y sus derechos. Cuando hacemos daño a los demás, por simple mecanismo de defensa, nos mirarán desde lejos; en otras palabras, no estarán dispuestos a compartir con nosotros.         

            Y, por supuesto, que hay que respetar las cosas de los otros. Sin justicia no puede haber paz. Este es un imperativo que no admite interpretaciones. Sería el colmo, a la enésima potencia, robar a alguien y después intentar darle un abrazo de paz. Es imposible. Como dice el refrán, no se pueden pedir peras olmo.

 

Picotazos Sabios

Hay personas que creen que la paz la decretan los gobiernos de turno. Tremendo error. Convéncete,todos somos responsables de ella.

También hay personas que se pasan todo el día peleando y después, con una ingenuidad espantosa, dicen no entender porqué es tan difícil vivir en paz. Sin comentarios.

Un método que siempre lleva a la paz es hacer el bien siempre y a todas las personas.

Recuerda la enseñanza de Jesús Nazaret: Bienaventurados los que trabajan por la paz…  Merece la pena.

 

 

 

Volver al Inicio / Valores / Conectate con Estos Valores