• Bienvenidos

  • Bienvenidos

  • Bienvenidos

  • Bienvenidos

  • Bienvenidos

El tesoro de la amistad

            Así lo entiende mucha gente. La amistad y los amigos son un  tesoro muy valioso que a todos interesa. Se ha dicho, con buena intuición, que el hombre es un peregrino de la amistad y que de manera consciente o inconsciente la busca  afanosamente. Una simple mirada a las diversas culturas pondrá de manifiesto que  han dedicado las mejores páginas a exaltar este valor que nos ennoblece y nos hace más personas.

            Pero, ¿cuál es la esencia de la amistad ?  Sin duda, el lazo afectivo  entre dos personas que nace de la estimación y benevolencia mutua. El punto de partida es la voluntad de desear el bien del otro y, por lo tanto, excluye todo sentimiento egocéntrico. Quien intente utilizar la amistad motivado por un interés propio nunca comprenderá este valor y nunca tendrá verdaderos amigos. Es muy acertada la percepción que el amigo es una persona con la que se puede tratar de igual a igual y con la que puedes contar en todos los momentos de la vida. El amigo verdadero es alguien que nunca fallará. Por estas razones nos dice la Biblia que “el amigo fiel es un refugio seguro, el que lo encuentra, ha encontrado un tesoro. El amigo fiel no tiene precio, no hay peso que mida su valor”.      

 

Haciendo camino

 

            ¿Cómo hacer amigos? Lo primero que necesitas es conocer al  otro a través de la cercanía, el diálogo, el trabajo conjunto y el compartir y disfrutar los momentos importantes de cada día. Todos estos aspectos son importantes y con frecuencia, sin saberlo, nace la amistad. La convivencia acerca a las personas hasta producirse el paso de una relación interpersonal, a una relación de amistad.

            La amistad, por otra parte, hay que cuidarla como toda relación humana. Lo mismo que una planta debemos  cuidarla, regarla y alimentarla. Hay que conocerla y saber que es lo que le más le conviene, cuáles son sus necesidades vitales y qué cosas le ayudarán a crecer y dar mejores frutos. Lo mismo sucede en el cultivo de la amistad.

            Además, esta relación amistosa siempre tiene que ser respetuosa. Recuerda el sabio pensamiento bíblico: “Quien hiere el ojo hace correr las lágrimas, quien hiere el corazón descubre el sentimiento. Quien tira una piedra a un pájaro, lo ahuyenta, quien afrenta al amigo, rompe la amistad”.

 

Chispazos

            *   Hay personas a las que les es fácil hacer amigos y mantenerlos por toda la vida. La razón es que sus relaciones son leales, sinceras y transparentes.

            *  Hay otras personas que apenas tienen amigos. Deberán examinarse  para  ver  si en  la amistad buscan el interés personal más que el bien del amigo.

            *  El amigo desea el bien del amigo, no con palabras, sino en las cosas concretas  y a de estar presente el  momento necesario.

            *  En la amistad nunca se puede engañar ni hacer daño, ni una sola vez.

 

 

Volver al Inicio / Valores / Conectate con Estos Valores