• Bienvenidos

  • Bienvenidos

  • Bienvenidos

  • Bienvenidos

  • Bienvenidos

COLEGIO SANTO TOMÁS DE AQUINO

 

Junta a la capilla, Nuestra Señora del Carmen, se construye la residencia de los Dominicos. Apenas lo elemental para la vida comunitaria, pero, sin duda, un hogar disponible para la acogida. Todo se reduce a unas habitaciones y a unos salones para las actividades espirituales y culturales. No obstante, es suficiente para que se suscite el interrogante: ¿Por qué no convertir los salones en un centro de enseñanza?. La idea es bien acogida y, sin pensar demasiado, comienza a hacerse realidad. De esta manera se inicia el proyecto del COLEGIO SANTO TOMÁS DE AQUINO. Pero veamos su largo, continuado y esforzado caminar.

 

LOS CIMIENTOS (1944 – 1950)

Es el tiempo para poner los cimientos, compartir ideas y perfilar el primer esbozo del proyecto educativo. En el fondo, se trata de crear un instrumento que permita acompañar a los jóvenes en la formación de su personalidad, desde la oferta de los valores humanos.

1944

Se finalizan las obras de la casa de los religiosos, anexa a la iglesia.

1949

Se hace realidad el Colegio Santo Tomás de Aquino. Es una humilde edificación, junto a la iglesia, de un solo piso, y con sencillos salones para la actividad escolar. El primer Director fue el padre Florentino Bravo, quien junto al padre Ángel Martínez, Superior de la casa, los hermanos Francisco Palomares y Antonio Santamaría, y las maestras Emperatriz

Una casa pequeña, levantada sobre la esperanza, se va a llenar de vida. Niños  y jóvenes, con la mente llena de  imaginaciones, serán los protagonistas  de todos los días.

Desde este  momento, libros, juegos y convivencia,  serán amigos inseparables. El 15 de  septiembre, de 19449, con 45  alumnos, es el inicio formal  del quehacer educativo.

1950

El comienzo ha sido esperanzador y exige más amplitud. En este año, se amplía el colegio con un segundo piso, y con él la acogida a la familia Tomasina. La dinámica del crecimiento y esfuerzo compartido hacen posible seguir adelante. Una buena señal para mirar el futuro. Lo cierto es que van tomando forma las ideas. Más espacios, más luz, galerías que conforman un hermoso claustro, sencillas columnas sin capiteles y adornos, y arcos de medio punto, se conjugan a la perfección para lograr un ambiente educador por sí mismo.

Mujica y Mercedes Mayoudón, se convertirán en los primeros maestros y animadores de las tareas educativas.

 

EL CRECIMIENTO  (1952 – 1961)

Este intervalo se va a caracterizar por el crecimiento. La semilla comienza a despuntar y hay que apuntalarla. Es una exigencia reforzar tanto el aspecto material como las expensas. Y por supuesto, hay que reforzar los recursos humanos.

1952 – 1956

En este periodo se intenta sobre todo reforzar el personal humano. En tal sentido, un grupo de religiosos jóvenes, llenos de expectativas, se van a convertir en magníficos soportes. Todos ellos saben de construir desde lo poco, el esfuerzo, la preparación, y desde la ilusión. Estupenda política cuando otros recursos son escasos. Con toda la ilusión del mundo y con el mejor estilo de maestros, impulsarán la tarea educativa.

1957 – 1959

Las inquietudes educativas y los deseos de superación aconsejan construir un nuevo centro escolar. Se inicia la obra en la urbanización de las Mercedes con una inmensa esperanza, pero las circunstancias políticas y las dificultades económicas, se encargarán de poner fin a este nuevo intento de crecimiento. Pero no hay tiempo para el desaliento. Campo Alegre será definitivamente el epicentro de la tarea educativa.

Se alquilan algunas casas del entorno del colegio con el fin de poder realizar con más facilidad y eficacia las actividades escolares. De ello todavía es testigo las quinta Carbonel, actualmente preescolar.

1960

Se convierte en una fecha muy significativa para los Tomasinos. En este año se celebra la primera graduación del plantel. Los primeros alumnos, los que comenzaron la aventura, se gradúan de bachilleres y levantan el vuelo hacia otros horizontes. Hay motivos para festejarlo.

 

CONSOLIDACIÓN  (1961 – 1980)

El recorrido se ha enriquecido con la experiencia. Ha llegado la hora de la consolidación. Es el momento de afianzar las raíces para que resistan a las diversas circunstancias que puedan  darse en el devenir del tiempo.

1962 – 1964

Nuevas personas para nuevos tiempos. Llega otro grupo de docentes, especialmente Dominicos, para reforzar las actividades. Se incardinan al trabajo educativo aportando coraje y nuevos horizontes.

1967

Se inaugura una nueva planta en donde funcionará la EDUCACIÓN BÁSICA.  Un nuevo aporte para lograr amplitud, funcionalidad, y más alternativas para el logro de un mejor aprendizaje. Cerca de 600 alumnos pueden cobijarse bajo su techo.

1969

Otro momento para la historia. Se inaugura otra  nueva planta dedicada a la EDUCACIÓN MEDIA Y DIVERSIFICADA. Todo un logro matizado con esfuerzo, empeño y unidad de horizontes. Ya es posible formar a  1500  alumnos.  Es este un momento oportuno para reparar fuerzas. Algo así   como un alto en el camino. Un  breve detenerse sobre lo edificado, para remontar con más esperanza el futuro.

1970 – 1980

Una década para el esfuerzo continuado. Todos los días, con nuevas esperanzas, van formando  ese marco propicio para el encuentro, el diálogo, y la cita, siempre buscando las motivaciones para alcanzar la mejor formación. Sin grandes acontecimientos sigue haciéndose camino. Se incorporan a los quehaceres educativos los nuevos religiosos.

 

LOS FRUTOS ( 1980...

Es el momento de saborear algunos frutos. Jóvenes con una formación integral, basada en una jerarquía de valores, van saliendo de las aulas para continuar estudios a nivel superior, para que un poco más tarde sean agentes en la construcción de un mundo más justo.

1983 – 1984

El centro educativo tiene un motivo para la fiesta ya que  celebra la 25 graduación. Recuerdos, anécdotas, pequeñas historias, van dándole sentido a la verdadera historia de los que se están graduando. Al fin de cuentas, una satisfacción para todos.

1985 – 1995

Un intervalo en el que se siguen consiguiendo logros y se van sucediendo las diversas graduaciones de bachilleres.

1999

Cincuenta años de existencia. La institución celebraba sus 50 años de esfuerzo, dedicación, de mirar al futuro, y de sembrar día a día, lo mejor de sí misma.

Si la vida en sí es motivo de alegría, mucho más se intensifica este sentimiento, cuando estos cincuenta años están llenos de buenas noticias. Todo un acontecimiento en el que se dan la mano el pasado y el presente, siempre unidos por el mismo proyecto.

2001 - 2003

En el año 2001, después de algunas modificaciones, el plantel abre sus puestas a las  niñas y a las jóvenes. Nuevos aires en consonancia con  nuevos tiempos. Un nuevo estilo, para el proyecto de siempre.

Presente y pasado se dan la mano. Con buen espíritu, compartiendo esfuerzos, sembrando valores, y disfrutando los logros, continuamos mirando al futuro con las mejores esperanzas.

 

 

 

Volver al Inicio